5 consejos para perder peso para tu boda

Para perder peso de una manera efectiva y equilibrada, es conveniente acudir a tu médico y que te prepare una dieta personalizada bajo su supervisión y  control.

 

A título de sugerencia, te contamos 5 consejos para bajar peso antes de tu Boda

1-Bebe agua
Olvida los refrescos azucarados y con gas.
Además de ser bueno para tí, el agua ayuda al cuerpo a deshacerse de toxinas. Ocho vasos al día es un buen número redondo (aproximadamente un litro y medio).

Sugerencia: ten contigo una botella de agua en la oficina y en casa ten siempre una jarra llena de agua a tu lado.

2- Disminuye las porciones de comida
Empieza con pequeñas porciones y sírvete más en caso de que te quedes con apetito. Los expertos aconsejan comer 4 o 5 comidas pequeñas con porciones moderadas durante todo el día en lugar de  2 o 3 comidas grandes. Olvida los fritos y los rebozados y apuesta por la plancha, el horno y el grill para las carnes y el pescado.

Sugerencia: Lleva en tu bolso tentempies saludables como fruta, frutos secos o barritas de cereales.

3- Come fruta y verdura.
Es aconsejable 5 piezas de fruta y verdura al día. La fruta puedes tomarla en el desayuno o en la merienda. La verdura es un buen acompañamiento para la comida (sustituyendo a las patatas fritas) y puede ser una cena perfecta.


4- Disminuye el Alcohol
Las bebidas alcohólicas aportan bastantes calorías. Intenta reducir o eliminar el consumo de alcohol.


5- Haz ejercicio

Hay que moverse. Veinte minutos de ejercicio al día hará maravillas para aumentar tu energía y poner en marcha el proceso de quema de calorías. Caminar a paso rápido, usar las escaleras en lugar de coger el ascensor … Todo ayuda. Si estás decidida a perder peso, haz 30-45 minutos de ejercicio aeróbico (correr, ciclismo, natación …) tres o cuatro días a la semana. http://www.vestidadeblanco.com

 

Consejos para cuidar tu vestido de novia

Ada

Para todas las novias, su vestido de novia tiene un gran valor sentimental, por eso es importante cuidarlo para que siempre esté como el primer día.
A continuación te doy algunas sugerencias que te ayudarán a conservar tu vestido.

Antes de la boda:
Colgar el vestido por los hombros, las mangas o si es un vestido sin tirantes, por las cintas de raso de los laterales, para que no se arrugue y mantenga su forma.
No envuelvas el vestido en una bolsa de plástico, pues podrían aparecer manchas.

El día de la boda:
Cuida de no mancharlo con el desodorante, el perfume o el maquillaje en el momento de ponértelo.
Si durante la boda te cae alguna mancha de comida o bebida sobre el vestido, procura no aplicar nada y esperarte a la limpieza en seco de la tintorería.

Después de la boda:
Es aconsejable no dejar el vestido de novia sucio demasiado tiempo. Intenta llevarlo a la tintorería lo antes posible. Si es posible encárgale a alguien que lo lleve a limpiar y no esperes a tu vuelta de la luna de miel, pues hay manchas que se fijan con el tiempo y otras que aparecen más tarde (hay manchas que en un principio son invisibles, como las del sudor, pero el calor y el tiempo pueden hacerlas aparecer).
Una vez que ya tengas el vestido limpio, no lo guardes en una bolsa de plástico. Es aconsejable una caja de cartón y envuelto en papel de seda, alejado de la luz y de la humedad.